Las realidades del vivir cotidiano vistas con humor, no dejan de ser realidades pero son más amables. La sociedad está llena de héroes desconocidos, a ellos quiero dedicar mi atención. La poesía tendrá aquí un pequeño espacio.

sábado, 22 de marzo de 2008


La agresividad es tan placentera como el sexo


Son muchísimas las personas que se sienten atraídas por la práctica de deportes violentos como el pugilismo. Esta inclinación, podría hallarse en el cerebro porque, en resumen, la agresividad provoca placer igual que la práctica del sexo, las drogas o una buena comida. Así lo ha demostrado, por primera vez, un estudio, realizado con ratones por el equipo de la Dra. Maria Couppis, en la Universidad de Vanderbilt y que ha sido publicado en la revista “Psycopharmacology”.

Los experimentos realizados por la Dra. Couppis, demuestran que la agresividad conecta los mismos circuitos de placer en el cerebro: es el núcleo donde se activa la dopamina. Genera, por tanto, sensaciones de placer y puede ser un arma de dos filos porque pone en funcionamiento el deseo de repetir la misma acción.

13 comentarios:

carlota dijo...

Qué casualidad: estaba leyéndote y me has dejado tú un mensae :). Mira, será dicho por científicos, pero a mí, al menos, la agresividad no me da ningún placer... es más, me deja como desasosegada (hablo en plan de enfadarme con alguien, no de una pelea en un ring). Y aunque fuera así, prefiero el sexo, vamos, totalmente. Un abrazo, Franziska.

fuerza dijo...

Puede ser, en algunos aspectos, creo que algo de eso tiene la violencia doméstica. Algunos novios se pelean tanto que terminana haciendo el amor, EN ALGUNOS CASOS, por supuesto que existen personas a las cuales no les provoca placer de ninguna especie, el pelear.....
Como siempre y en todos los estudios, creo que, no es 100 % de la totalidad, sino una parte.

Un beso!

Monica dijo...

No me gusta la agresividad para nada, y me resulta desagradable la persona que sienta placer con esto.
Pasaba para desearte una bella Pascua, junto a tus seres queridos.
Besos guapa

fernando dijo...

supone uan forma de quedar saciado de energía. En cierto modo, si se puede equiparar. Aunque cada persona es un mundo en este tema. un beso.

Mariaisabel dijo...

Pues pienso que no estoy de acuerdo con eso que dicen. La agresividad no me da ningún placer, muy al contrario, me pone muy nerviosa, no la soporto.
Igual a la gente agresiva le da buenas sensaciones, no lo sé.pero a mi no, nada de nada.
Besitos para tí Franziska.

Julieta dijo...

Creo que la agresividad no conduce a nada bueno ...Hay otra formas de descargarse..Un beso y felices Pascuas...

nickjoel dijo...

cientificamente podra ser asi, pero para mi el sexo si es placentero mientras condeno enormemente la agresividad, pues en lo particular placer ninguno causome......

Maria dijo...

La dopamina fluye en el cerebro de todo bicho viviente y mejor que así sea os estaríamos ante un trastorno, como algunos estados depresivos, o peor, una enfermedad como el parkinson. Si fluye cuando estamos agresivos alguna razón habrá que los investigadores no han mencionado. Todos podemos sentir hostilidad y agresividad en cualquier momento, como indican los comentarios a este post. Otra cosa es la forma de gestionar esa emoción tan intensa pero a la hora de sentirla somos como cualquier otro mamífero ¡capaces de matar!

mario dijo...

Para los que piensan que la agresividad es algo natural, recomiendo la lectura de "Sobre la agresividad el pretendido mal" del etologo Konrad Lonrez. A mí me sirvió para clarificar que salvo en circunstacias de depredación o peligro de la prole, la mayoría de actos agresivos de la naturaleza no son sino un ritual. Salvo los de los humanos, que para eso somos los más burros

PIER BIONNIVELLS dijo...

No me gusta para la agresividad.. nisiquiera en los deportes.. no..
un abrazo guapa..

Maria Jesús dijo...

Resulta curioso como la agresividad puede afectar y atraer tanto a ciertas personas. excelente entrada, Franciska

Maria Jesús dijo...

Sin embargo, no me gusta la agresividad.
Saludos

Juan C.Dominguez dijo...

Me llama poderosamente la atención los comentarios a la noticia. Para empezar si te das cuenta casi todas las mujeres rechazan como negativo la agresividad y los hombres sin defenderla abiertamente tampoco tienen un rechazo frontal sobre ella.

La noticia habría que leerla con lupa porque no creo que el ser humano por mucho que se intente rebajarlo al peor de los animales sea comparable con una rata, eso como punto número uno.

Pero después vienen otros condicionantes, aún siendo cierto lo de las dopaminas que se pueden liberar en momentos agresivos, tampoco podemos comparar una pelea en un ring, entre dos contendientes que se arrean puñetazos, a la agresividad que se puede descontrolar en un nmomento dado en una discusión en la calle o en casa con la pareja. Y la principal diferencia entre ellas está en las reglas del juego y que la agresividad en pareja o en la calle lleva a la agresión, cosa que no puede ser lo mismo en el ring, donde no hay agresión sino competitividad llevada a su máximo exponente.

Otra cosa que me llama la atención es la forma de interpretar agresividad, pues va más en todos los comentarios por el camino de la agresión física, yo he visto mujeres, especialmente cuando se tocan cuestiones intimas especialmente temas de pareja discutir y agredir verbalmente con una agresividad rayana en la violencia, aunque no física.

A mi la agresividad, agresión, violencia, me parece mas interesante desde el punto de vista de qué es lo que provoca un comportamiento agresivo en un ser humano sea hombre o mujer. En uno de los comentarios se apunta a que en la mayoría de los animales sólo el peligro de la prole...aunque yo añadiría que también el instinto de supervivencia personal puede provocar esa respuesta.

Y el prblema precisamente viene aquí, hay personas que defienden sus creencias como parte del YO que debe sobrevivir y que son capaces de matar por ellas o de defender esas creencias justificando incluso la violencia. Aunque el argumento resulte repulsivo, miren a su alrededor en época de elecciones y veran que la agresividad está a la orden del día. Luego tenemos algo que nos diferencia del resto de los animales y es que somos capaces de crear un "YO artificial y defenderlo a tortazos. Impresionante a que si.
Con respecto al placer en los púgiles o combatientes, imagino que si debe haberlo porque si no no me explñico conmo por pasta se puede dejar nadie poner la cara a cuadros. Pero eso es otra historia

Saludos,

Juan Carlos

Evaristo Valle